Conoce las piedras adecuadas para conectar con los ángeles

Las piedras, esos regalos preciosos de la madre Tierra, han existido desde el inicio de los tiempos, siendo utilizados por diversas civilizaciones y culturas, pues estas maravillosas estructuras cristalinas reflejan a cabalidad la magnificencia de Dios; sus moléculas vibran a una misma frecuencia y se encuentran alineadas armoniosamente con el pulso del universo.

Mira también: CONOCE A LOS ARCÁNGELES, SUS ASUNTOS ESPECÍFICOS Y CÓMO REPRESENTAN A DIOS

Las piedras funcionan como puente despejando el camino entre nosotros, los seres humanos y los reinos superiores o celestiales, convirtiéndose en una herramienta maravillosa para conectarnos con los seres de luz, debido a que magnifican la energía angelical, incrementando la recepción de los mensajes que nuestros ángeles desean enviarnos. Asimismo, nos conectan con nuestro subconsciente para equilibrar el flujo de nuestra energía.

Es importante saber que la energía que entra en un cristal es diferente de la que sale. Por lo general, los cristales opacos (Hematite, Malaquita, Lapislázuli, etc.) son receptores de energía en mayor grado que emisores y los transparentes (Amatista, Cuarzo, Citrino, etc.) son emisores y regeneradores.

La elección de un cristal depende de la situación que queramos trabajar, pero también lo ideal es confiar en nuestra intuición y escoger el que más nos llame la atención. Y es que en realidad, ellos son los que nos escogen a nosotros.

También es importante saber que después de adquirir un cristal debe limpiarse para retirar cualquier vibración que haya quedado impresa de otras personas o inclusive del sitio donde permanecía antes.

Ahora, te presentaré una guía de las propiedades de algunos de los cristales más usados.

  • AMATISTA: Color violeta. Ideal para meditar. Posee una vibración protectora a nivel del aura, transmutando lo negativo. Es un cristal de superación, renovación, paz interior. Brinda serenidad y confianza. Acelera el desarrollo de las habilidades psíquicas. Arcángeles: Miguel, Jeremiel y Zadquiel.
  • AVENTURINA VERDE: Proporciona calma, serenidad y armonía. En sanación alivia dolencias relacionadas con el sistema nervioso. Disminuye la ansiedad, la tristeza, la preocupación y el nerviosismo. Desarrolla el crecimiento espiritual y la gratitud por lo que ya se tiene. Arcángeles: Rafael, Jofiel y Raguel.
  • CITRINO: Color amarillo dorado. Posee vibración dinamizadora tanto física como psicológica. Proyecta acción y movimiento. Estimula la confianza y la prosperidad. Expande el optimismo y la capacidad de celebrar la vida. Ayuda a mantener ideas y pensamientos con claridad y lucidez. Arcángeles: Ariel, Gabriel y Uriel.
  • CUARZO CRISTAL DE ROCA: Color transparente. Es por excelencia el mineral usado para sanación. Limpia y mueve energías negativas. Expande y fortalece el aura. Libera emociones y trae calma. Incrementa la claridad en los pensamientos y aporta agilidad en la percepción. Ayuda a revelar la verdad. Arcángeles: Ariel, Gabriel, Haniel, Miguel, Rafael, Raziel y Sandalfón.
  • CUARZO ROSADO: Se le conoce popularmente como “La Piedra del Amor, Amistad y Armonía”. Sana suavemente las heridas del corazón causadas por decepciones en el amor. Posee cualidades de sedación y relajación, liberando tensiones tanto físicas como mentales. Arcángeles: Chamuel, Rafael y Ariel.
  • OJO DE TIGRE: Color amarillo dorado hasta marrón oscuro. Protege de envidias, celos y energías negativas. Aporta objetividad, humildad y autoestima a la vez. Adecuada para personas tímidas, inseguras y débiles. Es dinamizadora y estimulante. Ayuda a realizar las metas materiales y profesionales. Alivia dolencias relacionadas con el sistema digestivo. Arcángeles: Miguel y Uriel.
  • SODALITA: Color azul con manchas blancas. Fortalece el intelecto, estabiliza las emociones, clarifica la percepción y expande la conciencia durante la meditación. Mejora el contacto y la comunicación con otros. Limpia el sistema linfático y fortalece el sistema inmunológico. Proporciona calma, paz y regocijo. Arcángeles: Gabriel, Jeremiel, Rafael y Zadquiel.

H/T – Marthamunozlosada

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.