Vibra Alto

Vibra alto, eleva tu ser, alinéate con el universo y encuentra tu conciencia superior: 

Ley del equilibrio y la polaridad: En todo cuerpo presente existe un polo positivo y uno negativo, pero es bien sabido que ningún extremo es bueno, es decir, es competencia del buen juicio mantener nuestra polaridad en equilibrio y evitar caer en compensaciones de nuestra propia existencia. 

Ley del karma: Se resume a una frase “Siembra lo que quieres cosechar”. Se consciente de tus pensamientos, palabras y acciones, pues lo mismo habrá para ti. Nuestro entorno es solo el reflejo de nosotros mismos. 

Ley de la reencarnación: Todo aquello que en nuestra existencia queda pendiente por aprender o saldar, tras la muerte lo llevamos a la reencarnación o próxima vida. Encarnamos una y otra vez hasta que nuestra evolución espiritual sea completa. 

Ley de la responsabilidad: desde pequeño se nos inculca ser responsables de nuestros actos, aún sin medir el alcance de esta premisa, pues ser responsable  de nosotros mismos y nuestros actos es la medida exacta para alcanzar nuestra maestría. Responsabilidad es sinónimo de sabiduría, asumir y aplicar ambas máximas en beneficio común aliviará tu carga karmica. 

Ley del discernimiento: intuición, decisión, escuchar tu voz interior, son elementos que te permitirán cumplir con esta ley, pues es normal que la vida nos proponga diferentes opciones, más tu elección depende de la capacidad de oír tu Yo interior. 

Ley de la afirmación: las palabras son decretos y te transformas en eso que confiesas. Afirma tu abundancia, tu sanidad, tu éxito y en eso te convertirás. 

Ley de la plegaria: solemos pedir con pena o preocupación, encauzando nuestra plegaria erróneamente. Identifica tu petición, pide con fe de forma concreta y en armonía con la fuente, que es el universo y te será concedido. 

Ley de la meditación: en una plegaria emitimos nuestro deseo a una fuente, en la meditación escuchamos la respuesta o conocimiento. Como en leyes anteriores, la premisa es escuchar tu voz interior. Siempre que puedas, silencia tu mente, escúchate, escucha tu Yo interior. La respuesta siempre está en ti. 

Ley del desafío: está pone a prueba nuestro derecho al libre albedrío, que no es más que el derecho a escoger, tomar decisiones ante las circunstancias de nuestra existencia, lapso que nos mantiene constantemente desafiados o tentados espiritualmente y es la capacidad de discernir por orden de nuestra intuición  lo que nos mantiene a salvó. 

Ser conscientes, nos hará libres!! 

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.