Maneras inteligentes de manejar a la gente tóxica que te rodea

Hace unos días los orienté sobre cómo identificar a una persona tóxica, comentándoles que éste sería el primer paso fundamental para hacerle frente a este tipo de gente que nos apagan la vitalidad, nos desgastan y nos generan malestar psíquico y estrés.

No dejes de ver: APRENDE A DETECTAR A LAS PERSONAS TÓXICAS

Ahora bien, al saber ya identificar a este tipo de personas, procedo a ayudarte, dándote herramientas, para que sepas cómo manejarlas o, incluso, evitarlas, en algunos casos. Pues, recuerda que algunas personas pueden estar así solo por un momento determinado de sus vidas, donde necesitan, mas bien, ser escuchados y apoyados; pero, ¡teniendo cuidado de que esto no te influya ni afecte!

Pero, recuerda, también, que están esas personas tóxicas que utilizaran sus cambios de humor para intimidarte y manipularte, pero cómo ya aprendiste a identificar ambos casos, nos vamos directo a decirte las formas en que puedes manejar a este tipo de gente.

Sigue adelante sin ellos

Si estás sufriendo a causa de la actitud de una persona, y tu compasión, paciencia, consejo, y atención en general no parece ayudarlo, y no parece que le importe tampoco, entonces pregúntate, “¿Necesito a esta persona en mi vida?”

Pues, te cuento que cuando eliminas a los tóxicos de tu entorno, se hace mucho más fácil respirar. Si las circunstancias lo justifican, deja a esas personas atrás y sigue adelante cuando debas hacerlo. En serio, ¡Sé fuerte y entiende cuándo es suficiente!

Pero, te aclaro que dejar ir a las personas tóxicas no significa que las odies, o que les deseas daño; simplemente significa que te preocupas por tu propio bienestar.

Si por alguna razón tienes que mantener a una persona verdaderamente tóxica en tu vida, entonces considera los siguientes puntos…

Deja de fingir que su comportamiento tóxico está bien

Si no tienes cuidado, las personas tóxicas usarán su comportamiento caprichoso para obtener un trato preferencial, porque se vuelve la forma más sencilla para hacerlos callar y no tener que escuchar su fastidiosa retórica.

Pero, ¡No te dejes engañar! La gente tóxica no cambia si están siendo recompensados por no cambiar. Decide en este minuto no ser influenciado por su comportamiento.

Nunca vale la pena aguantar el drama y la negatividad constante. Si alguien mayor de 21 años no puede ser un adulto razonable y fiable, entonces…

¡Díselo!

Algunas personas harán lo que sea por su propio beneficio personal a expensas de los demás; no los dejes. ¡No aceptes ese comportamiento! La mayoría de estas personas saben que no están haciendo lo correcto y dejan ese comportamiento con una rapidez sorprendente cuando alguien los enfrenta. En la mayoría de los entornos sociales, la gente tiende a guardar silencio hasta que alguien se lo diga, así que ¡DÍSELO!

No señalar el comportamiento tóxico de alguien puede ser la principal razón para ser succionado dentro de los juegos de su mente. Por otro lado, desafiar este tipo de comportamiento de frente, a veces conseguirá que se den cuenta de los efectos negativos de su comportamiento. Por ejemplo, podrías decir:

  • “He notado que pareces enojado. ¿Hay algo que te esté molestando?”
  • “Creo que te ves aburrido. ¿Crees que lo que estoy diciendo no es importante?”
  • “Tu actitud me está haciendo enojar. ¿Es eso lo que quieres?”

Declaraciones directas como estas pueden ser desarmadoras si alguien de verdad usa su actitud malhumorada como medio de manipulación social, y estas declaraciones también pueden abrir una oportunidad para intentar ayudarlos si es que están realmente enfrentando un problema grave.

Y si persisten en negarlo, podría ser el momento para…

Da un paso

Tu dignidad puede ser atacada, devastada y vergonzosamente humillada, pero nunca te puede ser quitada a menos que voluntariamente la entregues. Todo es cuestión de encontrar la fuerza de defender tus límites.

Las personas verdaderamente tóxicas contaminan a todos a su alrededor, incluyéndote a ti si se los permites. Si intentas razonar con ellos y ves que no comprenden, no dudes en desocupar su espacio e ignorarlos hasta que lo hagan.

No tomes su comportamiento tóxico como personal

Son ellos, no tú. ¡ENTIENDE esto!

La gente tóxica probablemente tratará de dar a entender de alguna manera que has hecho algo mal. Y debido a que el botón de “sentirse culpable” es muy grande en muchos de nosotros, incluso la implicación de que pudimos haber hecho algo malo puede dañar nuestra confianza y desestabilizar nuestra determinación. ¡No dejes que esto te suceda!

Recuerda, ganas un montón de libertad cuando no tomas nada como personal. La mayoría de la gente tóxica no se comporta negativamente solo contigo, sino con todos con los que interactúan. Aun cuando la situación parezca personal, por lo general no tiene nada que ver contigo. Lo que dicen y hacen, y las opiniones que tienen, se basan enteramente en su propia auto-reflexión.

Práctica la compasión práctica

A veces tiene sentido ser simpático con las personas tóxicas que sabes que están pasando por un momento difícil, o con aquellos que sufren una enfermedad. No hay duda de ello, algunas personas tóxicas están realmente angustiadas, deprimidas, o incluso mental y físicamente enfermas, pero igual tienes que separar sus problemas legítimos de la forma en la que se comportan contigo. Si dejas que las personas se salgan con todo porque están angustiados, enfrentan una condición médica, o incluso deprimidos, entonces harás que les sea muy tentador empezar inconscientemente a usar su desafortunada circunstancia como un medio para un fin.

No puedes “ayudar” a alguien con solo perdonarlo por todo lo que haga simplemente porque tiene problemas. Hay un montón de personas que están pasando por dificultades extremas que no son tóxicas para el mundo que los rodean. Sólo podemos actuar con compasión genuina cuando establecemos límites. Perdonar demasiadas cosas y hacer demasiadas concesiones no es saludable ni práctico para nadie en el largo plazo.

Toma tiempo para ti

Si te vez forzado a vivir o trabajar con una persona tóxica, entonces asegúrate de tomar suficiente tiempo a solas como para relajarte, descansar y recuperarte. Tener que jugar el papel de “enfocado, adulto racional” frente al malhumor tóxico puede ser agotador, y si no tienes cuidado, la toxicidad puede infectarte. Una vez más, entienden que incluso las personas con problemas legítimos y enfermedades clínicas pueden igual comprender que tienes necesidades también, lo que significa que puedes cortésmente excusarte cuando lo necesites.

Te mereces este tiempo lejos. Te mereces pensar en paz, libre de las presiones externas y los comportamientos tóxicos. Sin problemas que resolver, ni límites que defender, o personalidades que complacer. A veces necesitas tener un tiempo para ti, lejos del ajetreo del mundo en el que vives y que no hace tiempo para ti.

¡Ahora ya podrás liberarte de esta tensión de tener que convivir con una persona tóxica, pues ya está en tus manos las herramientas necesarias para que esto no te afecte ni te influya!

H/T – Escuelapararicos

 

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.