Frecuencia y Vibración

“Al despertar tienes el potencial de estar en la frecuencia más alta”… Siiii, y es que somos fuente de energía en constante vibración, por ello atraemos o repelemos energías con la misma frecuencia. Encontrando respuesta de ello en las leyes universales de frecuencia superior: 

Ley de frecuencia y vibración: Manifestamos nuestros sentimientos y pensamientos en determinada frecuencia vibracional, conociéndose el miedo y emociones semejantes como la vibración más baja, si allí está nuestro sentir, allí estará nuestra vibración y la frecuencia que emitas al exterior acoplando tu universo a esto, más es el amor es una vibración más alta y con emociones similares vibraras en mayor frecuencia. Cuanto mayor sea tu vibración tu frecuencia se elevará logrando que la densidad de tu materia sea menor. 

Ley de los milagros: Nada es casualidad y la materialización de tus deseos no es más que la consecuencia de una existencia alineada con las leyes del universo. Bien reza el dicho “El que obra bien, le va bien”. Los milagros son la causa de un crecimiento espiritual en vibraciones correctas. 

Ley de sanación: “Aun cuando el mundo sea oscuro, ilumina tu parte”. Así es, creas o no tú eres tu propio sanador. Pues tus pensamientos y palabras tienen el poder de generar energía que siendo negativa provocará tu enfermedad, más si es positiva lograrás tu propia sanación. Equilibra tu energía en luz, vibración y color (emociones). Solo así encontrarás tu sanación. 

Ley de purificación: Nacemos siendo puros en esencia en lo más alto y a lo largo de nuestra existencia vamos acumulando sentimientos que empañan está pureza y vamos bajando. Purifícate! Realiza una limpieza de tu mente y cuerpo, no seas depósito de sentimientos negativos, no guardes energías y vibraciones que no te corresponden, pero también realiza una purificación de tu entorno, evitando las influencias. 

Ley de la perspectiva: Y es que de esta depende nuestro entorno. Una perspectiva es concebida como una etiqueta generada por nuestro punto de vista. ¿Quién no ha estado en una situación incómoda en la que siente que el tiempo se detiene? He allí la explicación de esta ley, “siente que el tiempo se detiene” no porque se detuvo realmente sino porque así lo creyó el individuo. Tu universo será según tu perspectiva. 

Ley de la gratitud: reza un dicho popular “El éxito agradécelo de rodillas”, y no está equivocado. Pues las cosas que lleguen a tu vida, buenas o no debemos agradecerlas porque llegan para enseñarnos y hacernos crecer. De agradecido y permite que las energías fluyan. 

Ley de las bendiciones: Bendecir es otorgar a esa persona nuestro amor incondicional, energías positivas y apoyo espiritual. Bendice tu entorno y permite que se transforme con esa energía que le emanas.  

Ley del decreto: Hemos siempre escuchado que las palabras tienen poder o el poder del verbo. Cuida tus palabras porque son escuchadas por el universo, lo hagas por ironía o descuido, quien por decreto hará lo posible por traerlo a tu vida. Decreta la abundancia de tu ser!  

Ley de la fe: La fe es la convicción que desde nuestro corazón otorgamos a algo que sabemos que es así o que va a ocurrir. En este sentido, nuestra mayor manifestación de fe debe encauzarse hacia nosotros mismos. Ten fe en ti y encaja la pieza fundamental que trasciende al éxito. 

Ley de gracia: Una vez tu crecimiento espiritual sea suficiente accederás al alivio karmico, la sabiduría y misericordia se harán en tu ser y será un ser libre y consciente. 

Ley del uno: “Dios es todo y todo somos Dios” concientizar está máxima te llevará a entender que todos provenimos de una misma fuente, somos parte de él y nuestra existencia debe corresponder a él. 

Alinea tu ser con el universo, vibra en consonancia con sus leyes y alivia la densidad de  tu ser! 

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.